Cómo utilizar un irrigador bucal

Cómo utilizar un irrigador bucal
Puedes mejorar la calidad de la limpieza casera de los dientes agregándole tratamientos con un irrigador bucal a un régimen de cuidado dental. Los irrigadores bucales, también llamados irrigadores orales, dirigen un pequeño chorro de agua entre los dientes y las encías para remover las pequeñas partículas de comida dejadas por el cepillado y el hilo dental. Los correctores e implantes dentales son mucho más fáciles de limpiar con el potente chorro de agua. Mejora tu aliento y salud dental usando adecuadamente un irrigador bucal con regularidad.

Necesitarás


  1. Cepillo de dientes
  2. Pasta dentífrica
  3. Hilo dental 
  4. Manual del usuario (opcional)
  5. Vaso
  6. 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio 
  7. Agua
  8. Cuchara


Instrucciones

1
Cepilla tus dientes y usa el hilo dental antes de utilizar el irrigador bucal. El cepillado con pasta dental limpia las superficies frontales y posteriores de los dientes con más eficacia que lo hacen los irrigadores. El hilo dental ayuda a aflojar las partículas grandes de alimentos para despejar el camino para que el chorro de agua elimine los residuos más pequeños.

2
Revisa el manual del modelo del irrigador bucal que vas a utilizar o inspecciona el depósito para determinar la capacidad de agua. Elige un vaso de vidrio o recipiente de tamaño similar.

3
Agrégale bicarbonato de sodio al vaso de vidrio o al recipiente seleccionado y llena el resto del mismo con agua. Esta debe estar entre los 70 y 100 grados F (21,1 y 37,7 ºC).

4
Revuelve la mezcla de bicarbonato de sodio y agua para combinarla de manera uniforme antes de verterla en el depósito del irrigador bucal. Revisa las instrucciones del manual para el modelo específico que utilizas para llenar y sellar el depósito correctamente.

5
Coloca el irrigador con el accesorio de boquilla deseado. La mayoría de los irrigadores vienen con boquillas diferentes para chorros más anchos y más estrechos. Las boquillas más estrechas hacen que la corriente de agua sea más rápida y potente.

6
Coloca la punta del irrigador bucal directamente en las encías en la parte trasera superior o inferior de los dientes antes de presionar el botón en la parte frontal de la aplicación para encenderlo. Algunos modelos tienen ajuste de presión de agua alta y baja para mayor comodidad y control.

7
Rocía el chorro de agua a lo largo de las encías y entre los dientes hasta que todos ellos hayan sido limpiados alrededor. Apaga el irrigador y escupe en el fregadero antes de continuar cuando tu boca se llene de agua.

8
Enjuaga la punta del irrigador bucal con agua corriente caliente para volver a colocarlo en la base o el cargador. Algunas puntas de los irrigadores y accesorios son aptos para lavavajillas, así que revisa el manual de tu modelo

Consejos y advertencias

Los irrigadores bucales se deben utilizar dos veces al día durante las sesiones de limpieza dental de la mañana y de la noche.

Mantén el área cerca del irrigador bucal y del enchufe lo más seco posible. Un charco de agua en la encimera del baño puede cortocircuitar el cargador o la fuente de poder de un irrigador bucal.

 
SOCIOK © 2015 - Designed by Templateism.com